Ecos de Aragón

Lo más relevante de Aragón, sus alrededores y el mundo

Contaminado, estanque de lobos marinos del Zoológico de Aragón

Además, se observaron fisuras en el hábitat del pecarí y algunos reptiles lesionados, como la víbora de Gabón. El zoológico carece de mantenimiento, atenciones médicas y existe una desatención hacia los animales que están en exhibición.

La familia Maguey Soto visitó el Zoológico de Aragón, y vaya sorpresa que se llevaron, pues en la piscina de los lobos marinos había bolsas de plástico que ponen en riesgo la integridad de las especies mamíferas.

Pero, no sólo encontraron eso, también observaron fisuras en el hábitat del pecarí y algunos reptiles lesionados, como la víbora de Gabón.

No existe, hasta el momento, una respuesta por parte de las autoridades sobre la situación en la que se encuentra el zoológico de San Juan de Aragón, condiciones que se ha mantenido desde administraciones pasadas.

Las autoridades de Medio Ambiente se han limitado a decir que los más de 70 animales muertos, de enero a noviembre del año pasado, son resultado de la avanzada edad de las especies y problemas crónicos que por lo anterior desarrollan.

No obstante, es claro el deterioro que presenta este lugar y conforme uno recorre el zoológico puede confirmar que los recintos en los que viven varios animales están desgastados, oxidados y hasta con agua encharcada y en estado de pudrición.

Algunas jaulas que cuentan con pequeños bebederos o estanques, donde los animales pueden sumergirse o hidratarse se encuentran totalmente secos, como es el caso del hábitat de los tigres, pecaríes y otras especies pequeñas.

La mayor preocupación para los visitantes del zoológico, ubicado en la alcaldía Gustavo A. Madero, son las tres hembras de lobo marino californiano, pues a los especímenes se les observa bajos de peso, nadando en medio de agua sucia y entre bolsas plástico.

La más pequeña de las tres hembras de lobo marino, llamada Eluney, se le mira decaída y hasta podría decirse enferma, pues contrario al comportamiento de sus otras dos compañeras, las cuáles la mayor parte del tiempo permanecen nadando sin parar, Eluney simplemente permanece flotando, inmóvil, con los ojos abiertos y el cuerpo torcido.

El herpetario, espacio donde se exhiben distintos tipos de reptiles y anfibios, y donde aunque la entrada cuesta 40 pesos, puede percibirse el descuido que guarda la instalación.

Se puede observar como el habitad de la Anaconda Verde está agujerada y quebrantada, formándose un hoyo por donde, según varios testimonios de visitantes, han podido observar como el animal trata de escapar y tienen que ser los cuidadores los encargados de impedírselo y con trabajos regresarla a su recinto.  

Justamente fue en el herpetario donde la víbora de Gabón se vio aparentemente lastimada, pues de una de sus fosas nasales escurría sangre, situación que pasó inadvertida por los responsables del sitio.

Respecto al estado de ánimo de la mayoría de los especímenes que habitan en el Zoológico de San Juan de Aragón, también podría hablarse, pues en casi todos los casos los animales suelen verse estresados corriendo en círculos durante horas o hasta deprimidos.

Fuente: www.facebook.com

Deja un comentario
Volver arriba