Decomisan distribución de alimenticios en plena contingencia

Decomisan distribución de alimenticios en plena contingencia

Fueron embargados productos alimenticios que eran entregados a personas de escasos recursos con la intención de apoyar a las comunidades en esta época de emergencia sanitaria por el COVID-19.


Según los primeros reportes, fueron integrantes de la Coordinación de Mercados, Tianguis y Vía Pública del gobierno de Ecatepec, quienes impidieron que las personas de bajos recursos obtuvieran las despensas de frutas y verduras a un precio económico, que repartían integrantes de la organización Fuerza Popular Independiente (FPI),  y prefirieron embargar estos estos productos alimenticios, antes de permitir que esta organización siguiera repartiendo a la ciudadanía, argumentando que no contaban con permisos para comercializar las provisiones alimenticias en apoyo a las personas que han dejado de trabajar o sus ingresos se han reducido por mantenerse en casa para no contagiarse.

Te puede interesar: En Neza y Ecatepec ignoran virus y son ‘bomba de tiempo’: Periódico ‘El Financiero’

El encargado del Banco de Alimentos de FPI, Rosalino Hernández Hernández, denunció que los funcionarios municipales, acompañados por policías, se dirigieron a ellos cuando distribuían a bajo costo los comestibles e impedir que continuaran con esta actividad que habitualmente realizan todos los martes durante dos horas aproximadamente.

[noptin-form id=12079]

Hernández Hernández, denunció que cuando estaban entregando las despensas se vieron rodeados por tres patrullas y un gran número de policías municipales, además de aproximadamente diez servidores públicos de la Coordinación de Mercados, Tianguis y Vía Publica que preside, Luis Ricardo Omar Aguilar Valencia, lo pudieron constatar porque llevaban sus gafetes que los acreditaban como tal.

Te puede interesar: Médicos de diversas clínicas mexiquenses, alertaron que Nezahualcóyotl, Ecatepec, además de Tlalnepantla, Tecamac, Los Reyes la Paz y Chalco,  son “un eje de alto peligro” y una “bomba de tiempo” de contagios y muertes por coronavirus.

“Nosotros éramos solamente dos, nos exigieron el permiso, al decirles que no teníamos porque nunca nos lo habían pedido y además no lo hacíamos con fines de lucro, de forma prepotente y grosera nos dijeron que no nos iban a dejar vender y que se iban a llevar toda la mercancía”, dijo Rosalino Hernández.


Fuente: diariobasta.com

Deja un comentario