Ecos de Aragón

Lo más relevante de Aragón, sus alrededores y el mundo

El tianguis de “La Sanfe”, el más grande de América Latina

Ubicado cada domingo en territorio de la GAM, el tianguis de la colonia San Felipe de Jesús, no solo es inmenso, también puedes encontrar de todo. Tiene más de 40 años instalándose a lo largo de la calle Villa de Ayala, Dolores Hidalgo y otras aledañas como León de los Aldama y Ocotlán.

¿Lo conoces? ¿Has comprado algo aquí? ¿Te parece seguro?

Fue hace ya varios años que el ahora conocido como ‘El Tianguis más grande de América Latina’, inició como un mercado de herramientas con 17 comerciantes, y poco a poco se convirtió en un corredor comercial de cerca de siete kilómetros, donde se calcula laboran al menos 30 mil vendedores. 

A pesar de su mala fama de ser un lugar donde se vende mercancía robada, cada domingo asisten alrededor de 500 mil personas a ‘chacharear’. Para los vecinos de las calles que ocupa, este mercado los “secuestra” cada domingo, pues la mayoría de los accesos son bloqueados por los miles de puestos y decenas de camiones de carga de los comerciantes. En caso de que se diera una emergencia sería muy difícil que pasara una ambulancia o una patrulla.

Fue pensando en esta situación de emergencia, que desde hace algunos años se han reubicado puestos para permitir el paso de vehículos y peatones por la zona. La idea fue disminuir 10 centímetros cada metro de longitud de los puestos, para liberar 3 mil kilómetros y reubicar a los vendedores que obstruyen las vialidades, además de realizar un padrón con todos los vendedores del lugar.

Al recorrerlo, puedes ver todas las chácharas, herramientas, aparatos electrónicos, muebles, comida y cervezas que se venden en el tianguis. En el “tianguis de la Sanfe” hay líderes de 15 organizaciones de comerciantes que generan cada domingo 120 toneladas de basura que recogen 12 camiones.

Este mercado de la delegación Gustavo A. Madero se ofrece una cantidad impresionante de productos que nunca pensaste ver en un tianguis, desde piezas de automóviles hasta cámaras de 1920. Ahí siempre encontrarás algo que llame tu atención y es que con el paso del tiempo ha ido aumentando el número de vendedores de manera considerable.

Conforme se va avanzando bajo las miles de lonas rosas, amarillas y azules, los olores y ruidos que te harán voltear hacia todas partes. Por un lado escuchas gente ofertando focos o ropa, del otro extremo de los estrechos pasillos hay un puesto de barbacoa, que con su olor te invita a pasar a echarte un taquito.

La variedad de productos es inmensa de los miles de vendedores, y a cada paso puedes encontrar joyas antiguas, cajas registradoras, máquinas de escribir y coser, coleccionables que hacen imposible recorrer todo el tianguis en un día.

Fuente: mxcity.mx

Deja un comentario
Volver arriba