Ecos de Aragón

Lo más relevante de Aragón, sus alrededores y el mundo

La UNAM trabajó en rescate del Bosque de Aragón

Con el diseño y proyecto del humedal artificial para el tratamiento de aguas residuales, la UNAM entró al rescate del Bosque de San Juan de Aragón. Con éste se logra la reducción de riesgos en inundaciones, además de ofrecer un espacio recreativo de 3 mil 115 metros cuadrados construido con materiales reciclables. 

Como parte del proyecto “Sembrando parques”, en el Bosque de San Juan de Aragón se rehabilitaron 18.67 hectáreas en beneficio directo de 500 mil habitantes de la alcaldía Gustavo A. Madero; la inversión fue de 118 millones de pesos.

Fue el pasado domingo 2 de febrero cuando la Jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, entregó la primera etapa de las obras de rehabilitación del Bosque de Aragón.

Intervención de la Facultad de Química de la UNAM

Sheinbaum agradeció especialmente a la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), que trabajó en el proyecto del humedal.

“Es una tecnología que limpia el agua, solamente que no es de esas grandes plantas de tratamiento que utilizan químicos, que utilizan mucha electricidad, sino es una forma de limpiar el agua a partir de métodos biológicos que permiten ir saneándola, de tal manera que el lago de aquí del Bosque de Aragón va a pasar por estos humedales y va a estar siempre más limpio de lo que estaba con este método biológico que es creación de la Universidad”, señaló.

La Jefa de Gobierno puntualizó que hay mucho conocimiento científico detrás del trabajo que se hizo, pues se utiliza a la propia naturaleza para poder limpiar el agua. 

“Así que quiero que le demos un fuertísimo aplauso a la que es mi alma máter, la Universidad Nacional Autónoma de México, y en particular a la Facultad de Química de la UNAM, por este extraordinario trabajo que entregan aquí en el Bosque de Aragón. Esto es parte del trabajo que hacemos con las universidades, principalmente públicas -con la UNAM, con el poli, con la UAM, con la UACM- que estamos trabajando para incorporar el conocimiento que se desarrolla en la ciudad y que podamos ir mejor mejorando la ciudad”, dijo.

Esta intervención duró seis meses y consistió en rehabilitar 18.67 hectáreas del bosque, el segundo más visitado en la Ciudad de México, con 3.5 millones de usuarios anuales, después del Bosque de Chapultepec.

Sembraron 2 mil 500 árboles

También se forestó un área de 8 mil 241.93 metros cuadrados, donde se sembraron 2 mil 500 árboles, de especies como encino rojo, flor de mayo, palma abanico, palma datilera, pata de vaca, piñón, pino ayacahuite, aile y astronómico.

Asimismo, se colocaron 27 mil 718 plantas: rosa laurel, clavo, huele de noche, acanto, floripondio, tulipán, lavanda, trueno de venus, echeveria siempreviva, y echeveria secunda. 

Espacio público de calidad

Por su parte, Jesús Esteva, secretario de Obras y Servicios de la CdMx, expuso que más que sembrar un parque se metieron actividades y el derecho a poder salir a un espacio público de calidad.

“Sembramos sostenibilidad y esperemos que cosechen mucha salud, mucho ejercicio, mucha convivencia y muchos afectos”, expresó. 

Se instalaron 199 pozos de absorción a lo largo de todo el bosque, esto el propósito de construir espacios sustentables; los cuales infiltrarán el agua de lluvia al subsuelo y contribuirán en la recarga de los mantos acuíferos; también destinarán el líquido pluvial a las áreas verdes. 

También se habilitó un parque canino con un espacio de 3 mil 500 m2, el cual cuenta con 25 juegos para perros, dos túneles de polietileno y dos laberintos hechos de arbustos para su entrenamiento, mientras que, para la calefacción de albercas, se colocaron 50 paneles solares y tres bombas de calor.

Igualmente se rehabilitó la trota-pista, se instalaron cerca de 600 luminarias solares, con tecnología LED y se mejoró un módulo productivo, para cursos sobre ecotecnias.

Fuente: heraldodemexico.com.mx

Deja un comentario
Volver arriba