Ecos de Aragón

Lo más relevante de Aragón, sus alrededores y el mundo

Niños cambian sus juguetes de guerra por otros didácticos

Se realizó, por segundo año consecutivo, el programa “Sí al desarme, sí a la paz” con el cual se busca reducir los índices de violencia a través de la entrega voluntaria de armas, esto en el atrio de la Basílica de Guadalupe.

Las autoridades locales hicieron un llamado a la población de la alcaldía para realizar un desarme voluntario y así mejorar la seguridad de la comunidad. Por eso mismo, todo aquel que tuviera un arma de cualquier tipo podía llevarla y recibir a cambio dinero en efectivo. Esto, dependiendo el calibre de la misma.

Los niños llevaron sus juguetes bélicos como pistolas, simulaciones de granadas, cascos y otros similares, para cambiarlos por otro tipo de juguetes, tales como muñecos de peluche, juegos de mesa, balones, juguetes interactivos y muchos más. Con ello esperan crear conciencia en los menores y que entiendan la importancia y valor de la vida. De igual manera, esperan fomentar en ellos los valores necesarios para crear ambientes de paz y armonía en el hogar y escuela.

Para promover el deporte y la recreación entre niños y jóvenes, la Alcaldía Gustavo A. Madero (GAM) creó el programa “Becando ando en GAM”, el cual dará estímulos económicos a instructores deportivos que estén en situación de desempleo y quieran contribuir a la comunidad impartiendo actividades físicas, deportivas y recreativas.

Para asegurar que el arma no se volverá a ocupar, incluso las de juguete, se entregaron al personal de la SEDENA quienes ahí mismo las destruyeron por completo ante la mirada de todos.

Autoridades de la alcaldía informaron que de enero a septiembre de este 2019 también se ha logrado la recuperación y destrucción de más de 4 mil armas de fuego. Destacan las armas cortas con más de 3 mil, seguido de armas largas con 502. También se entregaron 245 granadas. Por otra parte, se juntaron más de 800 mil cartuchos, dinamita y estopines.

Fuente: news.culturacolectiva.com

Deja un comentario
Volver arriba